DECIMO MANIFIESTO DEL MOVIMIENTO INDIO PERUANO A TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO

SIGNIFICADO DEL CAPAC RAYMI KILLA

Este mes del Capac Raymi Killa (o mes de la grande o altamente sagrada fiesta) del año 10,006 de la Cultura Andino Amazónica (que en el occidente corresponde al mes de diciembre del año 2006), nuestro pueblo efectúa LOS RITOS DE LA PENITENCIA Y LA REAFIRMACIÓN DE NUESTROS GRANDES VALORES, al mismo tiempo que festejamos a la nueva generación de jóvenes que acceden a la pubertad. En términos del tiempo, este es el mes en que nuestro Gran Padre el Sol (padre solar porque con su intervención se inicia la vida a partir de la fotosíntesis, lo que NO implica que para nosotros sea una divinidad como lo afirma la ignorancia occidental) alcanza la plenitud de su esplendor, razón por la cual, nuestro pueblo expresa su exaltada alegría a través de las fiestas que en su curso se llevaban a cabo; en nuestro pasado incásico, en estas grandes festividades, a los jóvenes se les ponía la guara o el pantalón que debían llevar por el resto de su vida (por cuya razón a tales festividades se les llama, en quechua o runasimi GUARICHICUY y en aymara VICARASSIÑA); en estas grandes festividades participaban los muchachos que tuvieran entre 12 y 15 años, los mismos que (en esta oportunidad) debían ayunar y meditar alrededor de las nuevas responsabilidades que en la nueva etapa de su vida tienen que asumir. Esas nuevas o renovadas responsabilidades se las explicaban sus propios padres y madres (y también, claro está, las personalidades más respetadas de su comunidad), quienes incidían en las obligaciones que los jóvenes asumían en el seno, tanto de su comunidad como de su pueblo. Recibiendo tal aleccionamiento y meditando sobre ellos es que los jóvenes pasaban toda la noche de la LUNA LLENA, que marcaba el inicio de este mes; al día siguiente de esa noche ritual los jóvenes debían emprender una carrera ritual hasta las faldas de la más grande GUACA TUTELAR DEL PUEBLO O DE LA REGIÓN; en ese lugar pasaban otra noche, realizando diversos ritos de compromiso, tanto individual como colectivo, orientados a respetar las normas supremas que rigen la vida de nuestras comunidades, así como de trabajar incansablemente por la prosperidad comunitaria y general. Al rayar el alba del día siguiente, todos los jóvenes ascendían a la cima de la GUACA y allí procedían a rendir culto a la PACHA, a la que le renovaban su unción reverente y su agradecimiento por los bienes que ella nos da en nuestra vida diaria, prometían, asimismo, cumplir sus normas y mandatos; luego, participaban en el rito del HAYWAY A LA PACHA, después de lo cual, los oficiantes les daban a los jóvenes los instrumentos con los que debían labrar las sagradas sementeras, así como sus vestidos y sus hondas. Luego de un almuerzo en la cima de la GUACA todos los participantes en esas ceremonias y ritos volvían al pueblo, en cuya plaza central se hallaban las momias de nuestros más ilustres antepasados, además de las autoridades y las madres y padres de los jóvenes participantes, todos quienes los aleccionaban a cumplir las normas y los principios en que se funda la vida de nuestros sagrado pueblo; cada norma que se le repetía al joven era acompañada con un azote aplicado, sea en la mano, sea en las piernas (con lo que se les hacía saber que de no cumplir con sus obligaciones serían enérgicamente sancionados). Luego de estos ritos, los jóvenes procedían a ponerse las prendas y vestidos, propios de su edad y condición, que habían recibido. Enseguida, se daba inicio una gran fiesta general en la que todos comían, bebían y se alegraban.

LOS OSCUROS TIEMPOS ACTUALES

Hoy, desgraciadamente no nos encontramos en los grandiosos y buenos tiempos del pasado. Hoy vivimos aún bajo el dominio y la ocupación colonial de nuestras sagradas tierras; no son ya los tiempos del dominio virreinal hispánico, es verdad, pero los poderes imperiales de la civilización occidental continúan hollando nuestras sagradas tierras, ahora en la forma de la llamada “globalización”, mediante la cual, el modo de vida de los EE. UU. se nos pretende imponer, con el empleo de todos los medios de poder y de dominio que el mayor imperio actual tiene. En este nuevo contexto, ahora se pretende “incluirnos” en la “economía capitalista de mercado”, tanto en la condición de sirvientes de los nuevos “señores” como en la condición de trabajadores marginales y hambrientos. Obviamente, esta inclusión la rechazamos los indios, que siempre fuimos dignos y orgullosos de nuestra gran tradición y cultura. Por eso es que en estas grandes fiestas del CAPAC RAYMI KILLA prometemos solemnemente luchar contra este sistema ignominioso y por la VUELTA ACTUALIZADA de las viejas y siempre vigentes normas de nuestra CULTURA ETERNA E INVENCIBLE. En esta perspectiva, es que en el curso de estas fiestas prometemos luchar sin descanso y con persistencia por el logro de algunos objetivos muy precisos, propios de la hora presente. Tales objetivos son los que siguen:

OBJETIVOS Y TAREAS DE LA INDIANIDAD

PRIMERO.- En estos tiempos, en que las perspectivas del proceso nacional continúan siendo oscuras, es del todo pertinente que, hoy por hoy, todos los indianistas intensifiquemos nuestra prédica en el sentido de que no existe (y no puede existir) ninguna otra opción para nuestra sociedad que el restablecimiento (actualizado) de todos los principios en los que se fundó la sociedad peruana del pasado, en la cual, en el marco de un gran Estado en constante prosperidad, no hubieron pobres y todos nuestros mayores pudieron desenvolver su vida a plenitud y en todas sus posibilidades y opciones. Por lo demás, la gran sociedad peruana del pasado fue la primera en que se vivió en las condiciones del conocimiento y de la continua prosperidad y sin marginados, ni excluidos.

EL CADE DE LOS RICOS NEOLIBERALES

SEGUNDO.- Tanto los defensores del absurdo neo liberalismo, hoy imperante, como los grandes capitalistas que dominan y explotan al Perú y a nuestro pueblo, se hallan empeñados en predicar la absurda tesis de que se resolverán todos los gravísimos problemas de desigualdad y pobreza del país por la vía de que todos nos hagamos empresarios capitalistas de todos los tamaños. Bajo estos principios es que últimamente se ha realizado una fastuosa reunión de los más poderosos empresarios que operan en el país (a la que se ha llamado CADE-AREQUIPA), en la que se ha proclamado el curioso ideal de la “inclusión” de todo el pueblo peruano en el sistema capitalista neo-liberal. Es nuestro deber aclarar que esta tesis es del todo absurda y sin sentido, por las siguientes razones: (1º) el capitalismo actual, fundado en el principio de que la competencia se basa en los continuos avances tecnológicos (que tienden a reemplazar –y reemplazan- al trabajo humano por los equipos automatizados, cada vez más sofisticados y productivos), tiene como una de sus particularidades distintivas, de un lado, la DEFLACIÓN o la baja continua de los precios (de modo que las empresas que se descuidan, aunque sea solo un poco, en su carrera tecnológica continua son inmediatamente excluidas del sistema), y de otro lado, la CONTÍNUA DESOCUPACIÓN, originada en que como hoy la competencia consiste en producir más y mejor con menos (o ningún) trabajo humano (razón por la que el economista norteamericano Rifkin afirmó que en ella estaba ocurriendo “El Fin del Trabajo”); en estas condiciones, ¿puede alguien pensar que podría darse alguna “inclusión”, cuando en el sistema quedan cada vez menos empresarios (únicamente los muy poderosos) y los desocupados que crecen inconteniblemente no tienen ninguna esperanza de que alguna vez puedan hallar alguna ocupación?; obviamente, no. La verdad monda y lironda es que el neoliberalismo actual solo puede ofrecernos la exclusión (por causa de la creciente e incontenible desocupación) y de la miseria cada vez más espantosa e ilimitada.

LA FARSA APRISTA Y LA PROPUESTA INDIA

TERCERO.- De su lado, el gobierno actual (conducido por el aprista Alan García Pérez) ha proclamado su propósito de “combatir” la pobreza y la exclusión social, pero sin modificar la actual estructura impositiva, basada en la preeminencia de la tributación indirecta (que afecta a toda la población) y sin incrementar los impuestos directos, ni suprimir las exoneraciones tributarias que benefician exclusivamente a los más poderosos. O sea que pretende lograr la imposibilidad matemática de que haya equilibrio social sin reducir las sobreganancias de los ricos y de los super ricos y sin elevar los ingresos de la población que vive en la pobreza. El final de este imposible es previsible: habrá otra frustración monumental de las aspiraciones populares. Por este camino tampoco podrá resolverse el problema derivado de las desigualdades provenientes de una mala (e insuficiente) educación popular y de una educación de privilegio para los ricos, lo que corre en paralelo con la falta de una suficiente y calificada atención de los servicios de salud para el pueblo frente a los servicios hospitalarios de privilegio para los poderosos. Estas desigualdades únicamente podrían ser superadas con medidas de políticas orientadas al aumento en varias veces de los recursos fiscales, por obra de una sustantiva (o multiplicada) alza de los impuestos directos (aplicadas a las monumentales ganancias de los grandes capitalistas), los que deberían orientarse a la superación, tanto de nuestro sistema educativo, como de nuestros servicios médicos y sanitarios. Es del todo claro que la mejora de nuestro sistema educativo nacional debe basarse en el establecimiento de un excelente sistema educativo único, a partir de la aplicación de una política fundada en los siguientes pilares fundamentales: (1) la elevación sustantiva de la remuneraciones de los maestros; (2) el espectacular incremento de las construcciones, tanto de los centros educativos iniciales, como de las escuelas, de los colegios y de las universidades (en las que debe establecerse el nivel de los estudios generales, de la misma manera que deben crearse las nuevas especialidades representativas de la ciencia y de la tecnología de vanguardia); y, (3) el establecimiento de las becas de alimentación, ropa y materiales a favor de todos los niños pobres del país, de manera que nadie sea excluido de la educación por razones económicas. Correspondientemente, la mejora de nuestro sistema de salud y sanitario deberá basarse en la expansión a todos los ámbitos del país de todo tipo de centros asistenciales, en los que nos solo deberá prestarse asistencia médica sino también deberán proporcionárseles a los pacientes del pueblo la medicación que precise para su curación completa.

TAREAS Y OBLIGACIONES DE LA MILITANCIA INDÍGENA

CUARTO.- Tanto los indios como los simpatizantes de nuestra causa tienen la obligación, en esta época, de participar o alentar las luchas sociales y de formar parte de las agrupaciones políticas y sociales que se formen con la finalidad y el propósito de buscar el progreso y/o el cambio social. Pero también tienen la obligación de alentar y de participar en la organización y desenvolvimiento de las organizaciones sociales que expresan la supervivencia de nuestra cultura, tales como: (a) los ayllus o las familias amplias, en que debe practicarse la “ley de la hermandad”, consistente en que todos sus integrantes se ayudan y apoyan con un fuerte sentido solidario; estas familias deben comprender (o ir comprendiendo) no solo a los padres, hijos y hermanos, sino también a los parientes de todos los grados y, en lo posible, a todos los comprovincianos y allegados a la familia básica; (b) las asociaciones de comprovincianos y lugareños, en cuyo seno deberán fortalecerse vínculos de solidaridad de tipo familiar cada vez más fuertes; (c) las empresas industriales y comerciales de naturaleza y tipo familiar, cuya función no solo sea el logro del beneficio económico sino también la autosuficiencia del grupo; (d) la organización y sostenimiento de empresas de sentido y carácter social, grupal, cooperativo, mutualista o solidario, a los que debemos darles un definido sentido de solidaridad crecientemente familiar; (e) el aliento y la organización de las posadas o los tambos de pasajeros o viandantes, a los que deberá acogerse, a cambio de su trabajo solidario; (f) la creación y el mantenimiento de centros educativos en los que se cultiven y propaguen nuestras lenguas nativas (tales como el quechua –en sus distintas variantes y modalidades-, el aymara, el aguaruna, el huambisa, etc.), en que se estudien y difundan nuestras ideas, costumbres y modos de ser; (g) en todos los casos y siempre, es una ineludible obligación de todo indio o simpatizante de nuestra causa estudiar y practicar nuestros ritos y nuestra formidable RELIGIÓN DE LA PACHA.

Limamanta Pacha, 10 de Capac Raymi Killa (diciembre) del año 10,006 de la cultura andino-amazónica.

Movimiento Indio Peruano